¿Por qué es la mejor opción para nuestros perros Campamento de Mascotas?

¡Hola!

Hoy quiero que sepas por qué elegir el Campamento de Mascotas 
para dejar nuestros perros es la mejor decisión tanto para nosotros como para ellos.

Más allá del concepto que tenemos de residencia canina: muchas veces pensamos en un lugar frío, en el que nuestros amigos lo pasarán más mal que bien y que apenas saldrán de una jaula, aquí no pasa absolutamente nada de eso, al contrario. 

Encaja más en el concepto de Hotel, ya que igual que nosotros nos vamos de vacaciones para disfrutar, aquí ellos es lo que hacen,¡disfrutar a lo grande!.

Disfrutar de 40.000m2 en plena naturaleza, alejados de cualquier bullicio más que los ruidos propios del campo, dormirán en habitaciones climatizadas con zona interior y exterior, y digo dormirán porque eso es exactamente lo que harán. 

Entrar a última hora de la tarde a las habitaciones, ya rendidos, después de un largo día de ejercicio y diversión, y si nuestro perro es acuático qué mejor forma de llevar el calor que dándose unos buenos chapuzones.
Vamos a simular de forma detallada un día en las instalaciones del Campamento:

1.- Salida a los Parques

Sacando los perretes alojados a los parques
Sacando los perretes alojados a uno de los parques.

A primera hora de la mañana les sacamos a amplios parques en grupos, acordes a su energía, edad, tamaño y comportamiento. 

Siempre intentando que todos estén acompañados en el parque, pero no te preocupes que si tu perro es un gruñón y no es apto ni con machos ni con hembras, tendrá su parque individual y nuestros cuidadores se encargarán de su estimulación física y mental y acabe exactamente igual de cansado que el resto.

Sorprendentemente muchos de estos huéspedes llegan a relajarse tanto aquí que acaban compartiendo tiempo con otros perros, dejando a sus familias sorprendidas 
por sus buenos comportamientos sociales.

En estas primeras horas, se limpian las instalaciones minuciosamente, tanto por fuera como por dentro y se deja preparada la comida, así como se limpian todos los bebederos y se echa agua renovada a todos. 

2.- Diversión

Una vez hecha la limpieza de habitaciones y parques llega el mejor momento de la mañana chicos. Los cuidadores deciden qué harán hoy nuestros perros,  aquí hay muchas opciones:

  • ¿Caminata por alguna de las viñas con multitud de estímulos y olores diferentes a los que han tenido en sus parques?
  • ¿Pasar la mañana en la piscina y sus alrededores haciendo el cabra? 
  • ¿O necesitan desgastar mentalmente primero en la pista de agility o el parque de olfato?
Pasando tiempo con los huespedes
Nos encanta pasar tiempo con nuestros huespedes

Como son varios cuidadores lo más probable es que esas tres actividades se realicen a diario en función de las preferencias o necesidades de cada huésped.

Otra cosa que suele encantar a nuestros perros es el juego, aquí juegan muchísimo con otros perros, pero también lo hacen con los trabajadores del centro, así muy pronto los perros generan un buen vínculo con sus cuidadores. 




3.- Un poco de relax

Frida en una de las habitaciones
Frida en una de las habitaciones calefactadas

Después de una intensa mañana se les abre el apetito y se les va guardando uno por uno en sus habitaciones para que puedan comer y echarse un ratito que por la tarde nos esperan más cosas.

Muchos días cuando vuelven a sus habitaciones lo que se encuentran al entrar no es un comedero con su ración de pienso, si no un Kong relleno con pienso humedecido y yogurt congelado. ¿¡Cómo no van a querer pasar tiempo en sus habitaciones!?




4.- Vuelta a la Calma

Por la tarde les vuelven a sacar a los parques, se preparan las cenas y cambian las aguas otra vez.
Una vez hecho esto los cuidadores dedican toda su atención a interactuar con ellos y variar la rutina de la mañana, los que tuvieron ruta por la viña ahora harán olfato terapeútico y los que tuvieron piscina harán paseo.


Y así todos los días se esfuerzan por qué cada día estén lo mejor posible y realmente sean unas vacaciones de ensueño para ellos.

Cuando se va la luz entran todos a sus habitaciones, cenan y hasta el próximo día.
Las noches en el campamento son muy tranquilas,
no se oye ni un ladrido, lo que quiere decir que el día ha ido estupendamente.

Los huéspedes en la piscina
Los huéspedes en la piscina

Os sorprendereis de la cantidad de perros habituales que les hacen una “fiesta” por todo lo alto cada vez que se reencuentran con sus ya amigos humanos, y no hay mejor señal de que todo ha ido bien que ésta.

Bueno también lo son, aunque a veces descoloca a los dueños, las cobras, sí sí como leéis, llegamos tan felices de nuestras vacaciones ansiosos por reencontrarnos con nuestro perro y le vemos venir a lo lejos aparentemente viene directo a comernos a besos y en el último momento ¡Zas! giro ras y si te he visto no me acuerdo. Nos toca perseguirlos por todo el centro para conseguir llevarle de vuelta a casa, seamos optimistas enseguida volveremos a ser su centro de atención solo que las vacas han debido ser muuuuy chulas.

Utilizamos cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando consideramos que consiente el uso cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies